lunes, 17 de noviembre de 2014

IDEAS Y OTROS MISTERIOS: Los detalles del 5J I

Cuatro meses han pasado desde uno de los mejores días de mi vida. Estaba preparando un post para hoy que iba de novias y de inspiración para bodas cuando de repente me he acordado que no os he contado casi nada de mi boda. Fue un día mágico, que requirió de mucha ayuda por parte de mi familia, pero que al ver resultado no cabe duda de que fue un esfuerzo muy bien invertido.

Tuvimos solo 6 meses para organizar nuestro día, teníamos cantidad de invitados y era todo un reto. Quería una boda bonita, romántica, tierna, cercana y elegante, la verdad es que quería salirme de esta moda de bodas tan DIY, dan mucho trabajo y no son 100% mi estilo, además muchas veces encuentro que hay demasiados inputs para que los invitados puedan absorverlos todos, y muchos de los detalles preparados pasan inadvertidos. Con esta premisa y con la clara idea de NO complicarme la vida, empezamos la aventura de organizar una boda.
Cualquiera que viera el resultado final podría decir que mi boda sí tuvo muchos inputs, y que al final SÍ me compliqué la vida. Pero es que cuando me pongo manos a la obra... no hay quien me pare!!

Por eso hoy os traigo los detalles que preparamos para hacer de este día, el 5J, uno de los más especiales para nosotros y todos con los que lo compartimos. No fueron grandes cosas, no queríamos abrumar a nadie ni convertirlo en una feria, sólo hacerlo un poco más nuestro y un poco más detallista.

CEREMONIA

En la ceremonia dejamos en la entrada de la iglesia unos cestos de paja repletos de pay pay para que todo el que quisiera combatir el calor de Julio en Barcelona pudiera disponer de ello. Tuvieron mucho éxito y mucha gente se lo llevó a casa!


En cuanto a la decoración de la iglesia, la premisa era que fuera una decoración austera y más simbólica que impresionante, por eso escogimos la paniculata como la flor principal de la boda y tuvo presencia tanto en la iglesia como en el banquete.


Dado que hacía tanto calor, optamos por ofrecer a los invitados una botella de agua fría al salir de la ceremonia para que se refrescaran dirigirse hacia Masía Rosàs, donde se celebró la boda.


APERITIVO

Al llegar al aperitivo los invitados se encontraron con esta pizarra dando la bienvenida. Hábilmente escrita por mi hermano y su novia, unos artistas, hoy decora la entrada de nuestro piso!



Inmediatamente al llegar, a todos los invitados se les ofrecía una copa de Champagne francés, regalazo de una jefa que tuve, amiga de mi madre, y a la que le tengo un grandísimo cariño!


Los invitados también podían pedir agua Peñaclara, un agua de características únicas con un diseño súper resultón.


Una de las cosas que tanto P como yo teníamos claro que era que queríamos el vino muy nuestro, y aprovechando que su madre es una reconocidísima pintora con talento espectacular y a la que admiro mucho, le pedimos que hiciera dos cuadros para nosotros, para poder transformarlos en etiquetas de vino y así personalizar el vino de la boda. Este es el resultado, y nos encanta!

La del vino blanco era una inspiración en nosotros como novios, rodeados de uvas y entrelazados, simulando el paso que acabábamos de dar. El del vino tinto, precioso, que me hizo saltar alguna lágrima cuando lo vi, era un bodegón con una copa de vino tinto, un bol con uvas y de fondo un precioso cuadro de Port de la Selva, donde nos conocimos y nos prometimos.


Otra cosa que las invitadas podían utilizar, muy útil por cierto, era unos tapones para proteger sus tacones de la hierba y prevenir quedarse clavadas durante todo el aperitivo en el mismo sitio del jardín.


Uno de los éxitos de la boda fue el seatting plan. Tengo que decir que yo era muy contraria a poner un tablón con las hojas pegadas con el orden de los invitados. Le di muchas vueltas a las opciones que tenía y finalmente decidí que colgarlo del techo y convertirlo en un punto divertido del aperitivo podía ser gracioso. Gracias al catering, Le Chef, quedó espectacularmente bonito, supieron plasmar muchísimo mejor de lo que yo imaginaba, la idea que tenía en la cabeza.



Otra obra artística de Amalia e Ignacio, unos cracks con el rotulador y su paciencia con mis indecisiones, gracias!


Fotos, quería muchas fotos. Por eso pusimos un "fotocall" en forma de sofá con nuestras inciales para que todos los invitados pasaran por ahí y nos dejaran un recuerdo divertido. El sofá en cuestión era el  trocito de Port de la Selva que llevamos a la boda, puesto que era el que tuvimos en el salón de nuestra casa durante 20 años, y todos nuestros amigos lo recordaban perfectamente.
Estuvo presente tanto durante el aperitivo como durante el bailo y dio mucho juego.


Hasta aquí la primera entrega de los detalles de nuestra boda, un día súper especial y único en el que sumamos esfuerzos y conseguimos transmitir toda la alegría que sentíamos.




¿Qué detalles pusisteis en vuestra boda?







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Más Pepa Pamela en:

”instagram” ”pinterest” ”facebook” ”bloglovin” ”email”